miércoles, 25 de enero de 2012

#

Que no importa lo que cueste, que sigas adelante. Que sí, siempre va a haber algo o alguien que te joda el camino, alguien que mande al traste todos tus esfuerzos por superar el bache y levantarte, y te haga caer una vez más. Que los momentos en los que eres plenamente feliz, a lo largo del tiempo, los vas a contar con los dedos de una mano. Que sí, puedes llorar, echar mares, pasarte horas llorando hasta que no te quede ni agua en el cuerpo y tengas los ojos hinchados, pero eso no solucionará nada. Puedes escuchar la típica canción que te emociona y hace que no se te pueda ir de la cabeza el motivo por el que te has vuelto a quedar sin ganas de luchar. Puedes tirarte en la cama y pasarte toda la tarde rayándote la cabeza, dándole vueltas al mismo tema y otra vez, sin otra conclusión que: 'esto es una puta mierda'. Pero ,¿de qué sirve todo eso?. Piensa que al menos, siempre, siempre, siempre habrá alguien que esté dispuesto a sacarte una sonrisa. Esto es lo que verdaderamente deberiamos valorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario